El dólar australiano se mantiene en baja hacia niveles mínimos récord a medida que los datos clave de empleos empeoraron y, con mayor frecuencia, las empresas inesperadas siguen fallando. Un dólar en caída libre se considera lejos de ser un entorno deseable para los operadores que buscan un valor estable, pero es bueno ver que la moneda asciende lentamente a alrededor de US $ 60.

Si bien los mercados volátiles no han ayudado mucho al bajar el dólar australiano, los analistas del mercado señalan que muchos otros países se encuentran actualmente en una posición débil debido a la incertidumbre económica global que ha afectado la economía global global y el mercado de productos básicos. Dado que muchas naciones están heridas, la oportunidad de acciones o bonos de países como Australia y Estados Unidos es escasa.

Después de caer tan bajo como US $ 50 a principios de marzo, el dólar australiano recientemente comenzó a subir. Los máximos históricos para el dólar parecen estar en el horizonte una vez más, pero esta vez la moneda tendrá que hacer más que simplemente mantenerse firme para justificar incluso la posibilidad de llegar a máximos históricos.

Al igual que muchas monedas, el dólar australiano ha mostrado una debilidad constante en los últimos dos meses, ya que un indicador tras otro predijo una caída de la moneda. Todos esos pronosticadores predijeron que a estas alturas, el sector manufacturero del país comenzaría a desacelerarse y los consumidores comenzarían a reemplazar los ingresos en efectivo por gastar efectivo y tarjetas de crédito. ¿Y que pasó? El sector manufacturero australiano y el gasto del consumidor disminuyeron un poco a principios de abril. Los mayores problemas parecen ser con el sector minero, donde más desastres naturales están asolando las partes occidentales del país que en otras partes del país.

Desde mediados de abril, el dólar australiano ha seguido hundiéndose a medida que los pronosticadores continúan apuntando a una caída inminente e inevitable del dólar. Muchos observadores sugieren que esos expertos llegaron demasiado pronto, mientras que otros consideran que esas predicciones son demasiado optimistas sobre el dólar australiano.

Desafortunadamente, una de las principales razones por las que el valor del dólar australiano ha aumentado en los últimos meses se debe a su sólido desempeño durante los últimos meses, cuando los datos clave de empleos continuaron debilitándose. A medida que los indicadores económicos continuaron mostrando un crecimiento decreciente, la necesidad de pagos en efectivo y préstamos gubernamentales se hizo cada vez más importante.

Es probable que esta tendencia continúe en el futuro porque la cantidad de personas que trabajan adelantos en efectivo regulares por salarios de seis cifras se está reduciendo. Incluso si continúan trabajando la misma cantidad de horas, eventualmente habrá menos personas calificadas para calificar para una suma de dinero tan grande.

Incluso si algunos de ellos continúan trabajando la misma cantidad de horas cada mes, si la mayoría de ellos tienen acceso a solo cuatro o cinco oportunidades de trabajo, rápidamente se volverán cada vez más desesperados por un trabajo adicional. Con el tiempo, la cantidad de trabajos disponibles disminuirá a un nivel más realista.

Como los fundamentos subyacentes de la economía australiana siguen siendo débiles, muchos observadores continúan señalando los precios fundamentales de los productos básicos como la razón de la debilidad. La buena noticia es que no ha habido un empeoramiento de los datos en los últimos meses y los mejores pronósticos indican que la situación no se deteriorará más.

Aunque los precios de los productos básicos están en sus niveles más bajos desde 2020, el dólar australiano ha seguido cayendo en los últimos meses, ya que estos precios han disminuido aún más rápido que la economía mundial. Los precios del combustible, los alimentos y las materias primas han bajado debido al bajo rendimiento agrícola y la falta de nuevos suministros que ingresan al mercado.

Como tal, el precio promedio de cada producto está bajo, pero los valores de ciertos productos continúan aumentando debido a la creciente demanda de bienes y servicios. Mientras tanto, el dólar australiano continúa cayendo a la baja y ahora cotiza a alrededor de US $ 50, aunque ha caído a tan solo US $ US $ US45 en las últimas semanas.